El propósito de la vida

La vida es un tiempo para crecer, vivir por la fe, alcanzar la felicidad y prepararse para regresar a vivir con Dios.

Dios tiene un plan para nuestra felicidad

La vida tiene propósito y significado. Dios, en su calidad de Padre amoroso, desea que obtengamos felicidad y gozo. Él elaboró un plan para que nos desarrollemos, vivamos por la fe, formemos familias y volvamos a vivir con Él algún día. El plan de Dios, a menudo llamado el Plan de Salvación, brinda significado y contexto a nuestra vida aquí en la tierra al responder a las grandes preguntas: “¿De dónde vengo?”, “¿Por qué estoy aquí?” y “¿Qué sucede después de morir?”.

Aprende acerca del Plan de Salvación de Dios
¿De dónde vengo?

Antes de nacer vivías con Dios, tu Padre Celestial. Él te conocía, te amaba y te enseñó acerca de las decisiones que te conducirían a la felicidad duradera. A ese período se le conoce como la vida preterrenal.

Dios nos presentó Su plan

Dios quiso que viniéramos a la tierra para obtener un cuerpo físico. Aquí enfrentamos desafíos y situaciones que nos ayudan a aprender y a crecer para llegar a ser más como Él.

Jesús fue elegido para ser nuestro Salvador

Dios sabía que cometeríamos errores, así que escogió a Jesús para que viniera a la tierra y sufriera por nuestros pecados. El sacrificio de Jesús nos permite ser perdonados y limpiados de nuestros pecados para poder vivir otra vez con Dios algún día.

¿Cuál es el propósito de la vida?

Aquí en la tierra no recordamos haber vivido con Dios. Como resultado, debemos tener fe y aprender a escoger entre el bien y el mal. La vida no es fácil, pero los tiempos difíciles nos permiten apreciar la felicidad y la paz.

El sacrificio de Jesús

Jesús sufrió y murió por nuestros pecados. Pero eso no nos exime de nuestra responsabilidad: debemos aceptar a Jesús arrepintiéndonos cuando cometemos errores, siendo bautizados y guardando Sus mandamientos.

¿Adónde vamos después de morir?

Cuando morimos, nuestro espíritu se separa de nuestro cuerpo. Nuestro espíritu va al mundo de los espíritus, un lugar de descanso y felicidad para aquellos que han tomado buenas decisiones, y un estado de infierno para aquellos que han tomado malas decisiones.

El mundo de los espíritus

El mundo de los espíritus no es un destino ni un juicio final. De hecho, debido a que Dios es tan amoroso y justo, a las personas en el estado de infierno que nunca supieron acerca de Jesús se les enseña Su evangelio y se les da la oportunidad de aceptarlo.

Todos viviremos de nuevo

Jesús venció la muerte para que todos podamos vivir de nuevo. Esto es lo que llamamos la Resurrección. Cuando resucitamos, nuestro espíritu y nuestro cuerpo se vuelven a unir. Nuestro cuerpo será perfecto y nunca volverá a morir.

El juicio

Jesús nos juzgará por nuestros hechos y los deseos de nuestro corazón. Él será todo lo misericordioso que pueda. Debido a que las obras y los deseos de las personas varían, el cielo incluye diferentes reinos o grados de gloria.

El reino celestial

Nuestro Padre Celestial y Jesús viven en el reino celestial. Si vives de acuerdo con las enseñanzas de Jesús y eres limpiado de tus pecados mediante Su sacrificio, tú irás allá. Vivirás en la presencia de Dios y experimentarás un gozo duradero.

El reino terrestre

Las personas que rechacen el evangelio de Jesucristo, pero que lleven vidas honorables, recibirán un lugar en el reino terrestre.

El reino telestial

Aquellos que permanezcan en sus pecados y no se arrepientan, recibirán un lugar en el reino telestial.

¿Escogeremos seguir a Dios?

En la vida, aprendemos y progresamos por medio de experiencias, tanto agradables como dolorosas. Dios nos permite elegir entre el bien y el mal, y entre servir a los demás o solo preocuparnos por nosotros mismos. Él promete grandes bendiciones a aquellos que eligen seguirlo. El desafío es tener fe en Su plan, aunque no tengamos todas las respuestas.

Debido a que todos cometemos errores, Dios envió a Su Hijo, Jesucristo, para que podamos ser limpiados y perdonados. Jesús hace posible que regresemos a nuestro hogar para vivir con Dios. Cuando aceptamos a Jesús y seguimos Su ejemplo, nos volvemos menos egoístas y podemos disfrutar de más amor, paz y felicidad.

Descubre el propósito de Dios para ti

Jesús es el camino a la felicidad duradera y la salvación

La Biblia enseña: “Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16). Dios envió a Jesús para que nos salvara de nuestros pecados. Las enseñanzas de Jesús guían nuestra vida y nos conducen a la felicidad duradera. Su sacrificio nos permite encontrar el significado de la vida y desarrollar nuestro pleno potencial. Tu familia y tú pueden comenzar a recorrer ese sendero a partir de hoy.

El Libro de Mormón enseña acerca del significado de la vida

Al igual que la Biblia, el Libro de Mormón contiene instrucciones dadas por Dios a Sus hijos. Dios desea que tengamos éxito en la vida y que alcancemos la felicidad. Los pueblos del Libro de Mormón pasaron por muchas dificultades que tuvieron que vencer por medio de la fe. Podemos aprender más sobre el significado de la vida por medio de sus experiencias y enseñanzas.

Recibe un ejemplar gratuito del Libro de Mormón

Preguntas comunes

Ser feliz es una elección. Podemos elegir ser felices incluso cuando las cosas van mal. Debemos recordar que Dios nos ama, y que “todas las cosas obrarán juntamente para [nuestro] bien” (véase Romanos 8:28). Estamos aquí para crecer por medio de desafíos, pero también estamos aquí para encontrar la felicidad en el camino. Podemos elegir ser felices evitando compararnos con los demás, sintiéndonos agradecidos por las cosas que tenemos, rodeándonos de personas positivas, sirviendo a los demás y reconociendo la mano de Dios en nuestra vida. El Libro de Mormón nos dice que “existen los hombres para que tengan gozo” (2 Nefi 2:25).

Esa es una pregunta difícil. Todo comienza con las cosas pequeñas. Lo primero es tener el deseo de cambiar y la esperanza de que es posible. Puedes lograrlo con la ayuda de Dios. El Libro de Mormón nos dice que “por medio de cosas pequeñas y sencillas se realizan grandes cosas” (Alma 37:6).

Escoge algunas cosas pequeñas que necesites mejorar. Podría tratarse de metas espirituales como orar, leer las Escrituras o ir a la Iglesia. También podrías establecer metas para superar malos hábitos o pecados. Jesús pagó el precio de todos nuestros errores, pecados y aflicciones, porque ninguno de nosotros es perfecto. Si no tienes claro qué necesitas cambiar, pregúntale a Dios. También podrías reunirte con los misioneros para que te ayuden a saber más acerca de lo que Dios desea para ti.

Sentirse triste no está mal. Puedes estar triste y aún tener fe en que Dios te ama y que, al final, las cosas estarán bien.

No temas hablar de tus sentimientos con alguien como un consejero de duelo, un miembro de la familia, un amigo de confianza o un líder religioso. Deja que te consuelen, aunque ellos no puedan entender plenamente lo que tú estás pasando.

También puedes encontrar paz en el evangelio de Jesucristo. Dios está ahí, se preocupa por ti y te conoce. Jesús tomó sobre Sí todo sufrimiento a fin de saber cómo ayudarte a superar el tuyo. Puedes volver a estar con tus seres queridos después de esta vida. Estas enseñanzas no te quitarán todo el dolor, pero pueden brindarte esperanza y comprensión.

“Y enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá más muerte, ni habrá más llanto, ni clamor ni dolor, porque las primeras cosas han dejado de ser” (Apocalipsis 21:4).

Explora más temas

Hay vida después de la muerte

Podemos vivir otra vez con nuestros seres queridos en el cielo.
LEE MÁS

Seguir a Jesucristo

¿Quién es Jesucristo? Jesús es el Salvador del mundo. Al seguirlo Él, encontramos una mayor paz y felicidad en la vida.
LEE MÁS

Criar una familia fuerte

Dios creó la familia para que podamos hallar felicidad, aprender en un ambiente amoroso y prepararnos para la vida eterna juntos.
LEE MÁS

Nuestra gente y nuestros programas

La Iglesia no es solo un lugar donde adorar a Dios; es también un lugar donde servirle.
LEE MÁS
Mormon.org Chat está escribiendo…