Tu vida puede mejorar por medio de la oración

Seguramente, trabajas, te esfuerzas, haces las cosas lo mejor que puedes, tienes dificultades, cometes errores, pero sigues adelante y busacas mejorar cada día con tu familia, amigos y en tus labores cotidianas. Sin embargo, sabes que algo te falta, pero no sabes exactamente qué es.

...
Principios sobre la Paz: La Oración
2:46

La mayoría de las personas se ha sentido así alguna vez. Muchas pasan por diversas experiencias, buenas y malas, algunas tal vez dolorosas que han dejado cicatrices y otras que las han hecho sentir y saber lo maravillosa que puede ser la vida. Posiblemente, sientes la necesidad de cambiar, de mejorar tu vida, pues seguramente debe haber algo mejor para ti. ¿Cómo saber qué hacer?

En la Biblia, Santiago 1:5 dice: “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, quien da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada”. 

Cada persona puede recibir inspiración directamente de Dios para saber qué hacer con su vida a fin de mejorar y progresar. Esa inspiración se recibe de diversas maneras, las más significativas son la lectura de Escrituras como el Libro de Mormón, la Biblia y también al orar.

Esta última, la oración, es una manera en la que puedes comunicarte con Dios para poder expresar todo aquello que sientes, lo que te angustia y a lo que aspiras. Puedes manifestar con sinceridad todas tus preocupaciones e inquietudes, entonces será más fácil que sepas lo que Dios quiere para ti, lo que puedes hacer con tu vida y cómo tomar decisiones correctas.

Por medio del Espíritu Santo puedes sentir y saber “todas las cosas” (Juan 14:26). Él es quien te hace sentir el deseo de hacer lo correcto y por medio de Él también puedes aprender todo lo bueno que requieres en tu vida para seguir adelante y progresar. Cuando oras, con frecuencia puedes sentir el Espíritu, lo que te permite hacer cambios en tu vida a causa de Su influencia y Sus enseñanzas.

Ora constantemente

Mejorar y cambiar requiere de tiempo, esfuerzo y de oración constante.

Podrías tomar un tiempo por la mañana, por la noche antes de ir a dormir y durante el día para elevar una oración. Sería de utilidad que establezcas un tiempo para hablar con Dios como lo haces con un amigo muy querido que te conoce desde hace mucho, que te conoce en tus mejores y peores momentos.

Expresa cuáles son tus dudas y aquello que quisieres mejorar o cambiar en tu vida y ten presente de manera constante lo que has pedido con todo tu corazón.

Escucha la voz de Dios

Dios te dará a conocer las respuestas que has estado buscando por medio del Espíritu Santo (Moroni 10:5). “Sí, he aquí, hablaré a tu mente y a tu corazón por medio del Espíritu Santo que vendrá sobre ti y morará en t corazón” (D. y C. 8:2).

Después de orar podrías permanecer un tiempo en silencio y disfrutar de ese momento, abrir tu mente y tu corazón y mantenerte atento a las impresiones o sentimientos que llegarán.

A veces, las respuestas y la inspiración llegan por medio de otras personas, de una lectura o con mucha claridad en una idea.

Anota las impresiones del Espíritu

Cuando estas impresiones espirituales llegan, son muy claras y hay que seguirlas sin dudar. Verás que, al hacerlo, es muy probable que sientas una alegría distinta y un gozo que te hace sonreír todo el día. Conforme lleves a cabo lo que el Espíritu te indica, seguramente te sentirás mejor, con mayor tranquilidad y con una confianza renovada. Esas son algunas de las señales de que está ocurriendo un gran cambio positivo en tu vida. Es muy probable que la gente que te rodea note que sigues siendo tú, pero de alguna manera te verán más feliz.  

Cada vez que las personas obedecen un mandamiento de Dios, que ayudan a otros y siguen las impresiones que el Espíritu da tras orar, van poniendo su vida en orden y las cosas a su alrededor suelen tomar su lugar correcto. Los problemas no se acaban, pero la actitud mejora, pues ahora la persona comprende que Dios le ama, y comprende que Él tiene un plan en el que la felicidad de cada uno de Sus hijos es el propósito fundamental. 

Aprende cómo orar a Dios

Explora más temas

¿Cuál es el propósito de la vida?

Dios, nuestro amoroso Padre Celestial, desea que tengamos felicidad y gozo.

Cuatro maneras de fortalecer tu relación con Dios

Dios no es solo un ser al que oramos y en quien creemos. También es un Padre amoroso, y podemos tener una relación fuerte y significativa con Él. Tú puedes edificar y fortalecer tu relación con Dios al hacer tres cosas sencillas todos los días:

Jesús en el Libro de Mormón

Jesús pasó Su vida terrenal cerca de Jerusalén, enseñando a los judíos acerca de Su evangelio; pero también enseñó a las personas en otra tierra: el continente americano.

¿Es Dios real?

Sí. Y Él te conoce y te ama.

¿Qué es el Libro de Mormón?

Al igual que la Biblia, el Libro de Mormón es un registro antiguo que enseña acerca de Jesús.
Mormon.org Chat está escribiendo…