Skip main navigation

¿Cómo hago una oración?

Huckleberry Finn estaba en lo correcto cuando dijo: “No se puede orar y mentir al mismo tiempo”. Cuando piensas en cómo orar, algo importante que debes considerar es que hay que hacerlo con honestidad y sinceridad. Si esos dos elementos están donde deben estar, Dios compensará otras limitaciones que podrías tener, como la dificultad para encontrar las palabras correctas o que tu fe desfallezca un poco.

De las Escrituras

En el Libro de Mormón, Aarón, un misionero de la antigüedad, enseñó a un poderoso gobernante en cuanto a Dios. Escucha las palabras del gobernante al tratar de orar por primera vez.

Al orar

Las oraciones en silencio son parte importante de tu relación con Dios, pero orar en voz alta ayuda de manera especial a que tus pensamientos se enfoquen y que tus oraciones se sientan más reales. Si la oración es algo nuevo para ti (o estás empezando a orar otra vez), busca un lugar tranquilo y trata de orar en voz alta. Después de todo, la oración es la manera en la que hablamos con Dios, y la mayoría de nosotros hablamos en voz alta. Esto puede hacer que tus oraciones se sientan menos como un ejercicio mental y más como una conversación real. Cuando puedes escucharte a ti mismo orando, es más fácil que sepas que Dios también escucha tus oraciones.

Más preguntas acerca de la oración

Pregunta: ¿Qué ocurre si olvido un paso?
Respuesta: No hay problema. Siempre y cuando seas sincero, Dios hará el resto.
Pregunta: ¿Puedo agregar algo a una oración una vez que haya terminado?
Respuesta: ¡Adelante! Dios no deja de escuchar solo porque dices “amén”.
Pregunta: ¿Debo orar por la mañana o por la noche?
Respuesta: ¡En los dos! La oración es una excelente manera de comenzar y terminar tu día.

Explorar