Solicita una visita de los misioneros
Nos encantaría orar contigo y ayudarte a fortalecer tu relación con Dios por medio del estudio y la adoración.
Nombre
Ingresa un valor
Apellido
Ingresa un valor
Correo electrónico
Ingresa un valor
Selecciona una opción.
Selecciona un país
Selecciona el país
Selecciona el país
Lo sentimos, no pudimos encontrar ninguna dirección que te pueda servir.
Dirección
Ingresa una dirección
¿Por qué necesitamos tu dirección? Las visitas, tanto en línea como en persona, las realizan los misioneros de tu localidad.
Ciudad
Ingresa el nombre de la ciudad
Depto./Región/Estado
Selecciona el estado, la provincia o el departamento
Selecciona el estado, la provincia o el departamento
Teléfono celular
Ingresa un valor
Para hacer una cita

¿Cómo prefieres que te contactemos?

¿Cómo prefieres que te contactemos?
Selecciona una opción.
¿Esta información es correcta?
Nombre y correo electrónico
Dirección y teléfono

Por favor, confirma:

Por favor, confirma:
Please select an option

Personas reales comparten cómo Dios las ha guiado por medio de la oración

165797a221dcc882e36c1c8f48968ecf112acbd6
Erick
Leer
“Me arrodillé en oración y, básicamente, derramé mi corazón y le dije a Dios que realmente necesitaba Su ayuda. Un sobrecogedor sentimiento de paz me rodeó por completo y todos los sentimientos de inquietud, dolor y negatividad se fueron por completo”.
Atrás
922c1c8b408165da9a6efcd70e8a50bcb32ad7d6
Paris
Leer
“Los misioneros finalmente me dijeron: ‘Si quieres saber si esto es verdad …No nos creas a nosotros. Acude a la fuente de toda verdad’. Así que eso fue lo que hice. Cuando le pregunté a Dios si lo que me decían era verdad, vino a mí un sentimiento de amor, gozo y paz”.
Atrás
18832d7acfb4966f74fa98f92e37f390b4b37c2c
Kayla
Leer
“No solo oramos cuando las cosas van bien. Debemos orar cuando las cosas se ponen difíciles. Debemos orar cuando no deseamos hacerlo. Porque Él nos conoce; Él conoce nuestro corazón. Él conoce todas nuestras pruebas, todos nuestros pesares, todo el dolor que estamos pasando. Él ya lo conoce”.
Atrás
3bee2052a2c816ebaf7b429f1e38cff7069b8c2b
Alejandra
Leer
“[Después de reunirme con los misioneros] decidí ir a mi habitación y orar. Sentí una inmensa cantidad de calidez que se extendía desde mi corazón por todo mi cuerpo. Era como si alguien me abrazara. Ese sentimiento me hizo darme cuenta de que estaba haciendo lo correcto”.
Atrás

Qué esperar de tu visita

Estamos entusiasmados por orar contigo y hablar sobre tu Padre Celestial y Jesucristo. Así es como podría ser tu visita:

Unos misioneros familiarizándose con las personas a las que visitan
Nos conoceremos mejor.
Unos misioneros orando con una mujer antes de estudiar juntos
Oraremos juntos.
Unos misioneros leyendo el Libro de Mormón a una mujer
Aprenderemos sobre la oración y el evangelio de Jesucristo.
Dos mujeres se saludan en la Iglesia
Te invitaremos a adorar y orar con una comunidad de la Iglesia.

¿Quieres conocer más?