Skip main navigation

¿Quieres conocer a Dios?

Pasar por las adversidades de la vida sin compañía es sumamente complejo. Por muy fuertes, poderosas e inteligentes que crean ser las personas, en ocasiones es imposible librar una situación dolorosa sin sentirse desgastado moralmente. Los ánimos decaen, las esperanzas se alejan y el corazón queda hecho pedazos más veces de lo que quisiéramos. 

Siempre será mejor enfrentar los desafíos de la vida en compañía de la familia o los amigos, o mejor aún, de la mano de Dios.

¿Por qué buscar a Dios en los momentos difíciles?

En esta vida el desarrollo espiritual y personal se logra en gran medida gracias a las tribulaciones, los problemas y la adversidad. A lo largo de este trayecto experimentarás un sinfín de experiencias que te permitirán esforzarte, desarrollar tus talentos, volverte más humilde, ser servicial con quienes te rodean y así, poco a poco, prepararte para estar de regreso con el Señor. 

Por medio del Espíritu Santo, Dios brinda consuelo y paz. Cuando el panorama se ve más oscuro es cuando más se requiere de la guía celestial para no ceder ante el temor y la desesperación.

Al conocer a Dios, tu vida se transforma

Estas son algunas de las cosas que ocurren cuando decides aprender sobre Dios y Su evangelio:

Aumenta la fe y la esperanza

Tu fe aumenta cuando aceptas las pruebas y dejas todos tus temores o dudas en las manos de Dios.

Un camino iluminado se deja ver

Cuando decides escuchar la voz de Dios, casi sin darte cuenta, tu sendero se ilumina y los problemas comienzan a resolverse, pues es posible que lleguen a tu mente y a tu corazón ideas nuevas y mejores. Las tinieblas desaparecen ante la luz que cada vez crece un poco más, tu fe y una alegría renovada surgirá en tu corazón. Como está escrito: 

“Procurad, pues, los mejores dones; más os muestro un camino aún más excelente” [1Corintios 12:31].

...
La esperanza de la luz de Dios
6:39

Habrá amor en ti

Conocer a Dios es una experiencia personal. 

El Salmo 36 en el versículo 7 lo expresa de manera clara: “¡Cuan preciosa, oh Dios, es tu amorosa bondad! Por eso los hijos de los hombres se refugian bajo la sombra de tus alas”. 

Al conocer a Dios también podrás comenzar a conocer a otras personas que, como tú, buscan sentir el amor de Dios y dar servicio, ayudar y fortalecerse mutuamente.

Verás los milagros que necesitas

Algunos creen que los milagros de Dios han cesado, pero no es así. “He aquí, os digo que no; y Dios no ha cesado de ser un Dios de milagros” (Mormón 9:15). 

Sin duda, conocer a Dios y permanecer a Su lado cambiará tu vida.

Mormon.org Chat está escribiendo…