La Sociedad de Socorro: Nuestro grupo de mujeres

La Sociedad de Socorro es una hermandad mundial comprometida a ayudar a los necesitados, desarrollar la fe y fortalecer a las familias.

Mujeres participando en la Sociedad de Socorro

Sus comienzos

Las mujeres de la Iglesia son miembros de la Sociedad de Socorro – una de las organizaciones de mujeres más grandes y antiguas del mundo. Se fundó en 1842 para que las mujeres pudieran combinar sus recursos y esfuerzos para ayudar a las personas en sus comunidades. Por eso se le llama la Sociedad de Socorro – fue diseñada para dar ayuda a aquellos que la necesitan. La Sociedad de Socorro en sus inicios ayudó a dar entrenamiento médico a las mujeres, edificar hospitales, establecer servicios de adopción y asegurar el derecho al voto de las mujeres, entre muchas otras contribuciones.

La caridad nunca deja de ser

La Sociedad de Socorro es una hermandad comprometida a ayudar a los necesitados, a desarrollar la fe y a fortalecer a las familias. El lema es “La caridad nunca deja de ser”. Sus miembros buscan seguir el ejemplo de Jesús y brindar amor a amigos, vecinos y extraños por igual.

Las reuniones se llevan a cabo cada dos semanas. Una típica reunión dura 50 minutos y está centrada en un mensaje espiritual. Cada congregación también tiene eventos y actividades regularmente. Las actividades son menos estructuradas y le dan a los miembros de la Sociedad de Socorro la oportunidad de adquirir nuevas habilidades, compartir talentos, ayudar en proyectos de servicio y hacer nuevas amistades.

Pilares de fortaleza

Se les pide a las hermanas de la Sociedad de Socorro que sirvan como líderes o maestras dentro de sus congregaciones. Esto ayuda a las congregaciones locales a asegurarse de que las clases y las actividades están cubriendo las necesidades de las hermanas. También les da la oportunidad de escuchar diferentes voces y recibir liderazgo de personas con diferentes tipos de preparación y experiencia.

¡Bienvenidas!

Las hermanas de la Sociedad de Socorro en todo el mundo fortalecen la organización y sus comunidades locales con sus talentos, intereses y diversas experiencias. ¡Tú también puedes hacerlo! Te invitamos a que te unas a nuestros esfuerzos de servicio a nuestro prójimo y a seguir los pasos de Jesucristo.

Una mujer asiste a la Iglesia y aprende de la palabra de Dios

Explora nuestros programas y encuentra uno que beneficie tu vida.