Criar una familia fuerte

Dios creó la familia para que podamos encontrar la felicidad, aprender en un ambiente amoroso y prepararnos para la vida eterna juntos.

Cinco maneras de mantener a tu familia centrada en Dios

Criar una familia es inmensamente gratificante, pero puede ser difícil, especialmente en el mundo de hoy en día. Tus hijos van a tener que hacer frente a decisiones más difíciles de las que tú nunca tuviste que tomar en tu juventud. Estas son cinco maneras de fortalecer y proteger a tu familia contra las malas influencias del mundo.

1. Enseñar buenos valores

Proverbios 22:6 dice: “Instruye al niño en su camino; y aun cuando fuere viejo, no se apartará de él”. Es responsabilidad de los padres y las madres enseñar a sus hijos buenos valores y principios. Enséñales acerca de Dios y lo mucho que Él los ama. Enséñales que la honradez es la mejor norma. Enséñales la regla de oro: Que traten a los demás como ellos desean que los demás los traten.

El tener los valores claramente definidos ayuda a las personas a encauzar sus decisiones. A medida que vayan creciendo, tus hijos tendrán que afrontar retos difíciles. Enséñales a mantenerse fieles a las normas de Dios en cuanto al sexo, las drogas, las finanzas, la educación, etcétera. Tú no podrás controlar cada situación en la que se puedan encontrar. Lo que puedes hacer es enseñarles lo que está bien y lo que está mal. Explícales que cada decisión, ya sea buena o mala, tiene consecuencias. A lo largo de la vida de tus hijos, asegúrate de que ellos saben que los amarás pase lo que pase, y escucha con atención cuando tengan preguntas.

...
Las enseñanzas de Jesucristo nos ayuda a ser mejores padres
0:30

2. Orar juntos como familia

Como dice el refrán, “la familia que ora unida, permanece unida”. Dios bendice a las familias que oran juntas con mayor paz, amor y armonía en el hogar. La oración familiar es también una excelente manera de ayudar a los niños más pequeños a desarrollar el hábito de orar por sí mismos. Los ocupados horarios pueden hacer que orar en familia sea difícil; pero vale la pena. Trata de escoger una hora a la que suelan estar juntos, como la hora de la comida o justo antes de irse a dormir

Aprende a orar como familia

3. Leer la palabra de Dios

Al leer las Escrituras como familia, invitarán al Espíritu a estar en su hogar. Los relatos de la Santa Biblia y del Libro de Mormón enseñan lecciones valiosas sobre la fe y sobre cómo superar los desafíos. Aunque las historias ocurrieron hace mucho tiempo, siguen siendo relevantes en la actualidad. Ayuda a tus hijos a comprender que pueden encontrar valor, inspiración y guía en las Escrituras.

El élder L. Tom Perry, un apóstol de nuestros días, dijo: “Les prometo que la oración familiar y el estudio de las Escrituras a diario edificarán dentro de las paredes de su hogar una seguridad y una unión que enriquecerá su vida y preparará a su familia para hacer frente a los desafíos de hoy en día y de la eternidades por venir.”

Dios bendecirá a tu familia si leen juntos.

4. Ir juntos a la Iglesia

Las familias se benefician tanto del aspecto espiritual como del aspecto social de la Iglesia. Tus hijos aprenderán todo acerca de las enseñanzas de Jesús y cómo ponerlas en práctica en su vida. En la Iglesia también harán amigos que tienen creencias similares y que pueden ser una buena influencia cuando hagan frente a decisiones difíciles y a la presión de sus compañeros. La Iglesia ayuda a reforzar los valores que se enseñan en el hogar, tales como la honradez y la bondad. Es un compromiso de tiempo, pero Dios nos bendice cuando asistimos.

Trae a tu familia a la Iglesia

5. Dedicar una noche a la semana para la familia

Los Santos de los Últimos Días reservan una noche a la semana para la familia. Puede que los oigas referirse a ella como la noche de hogar. En esa noche, los miembros de la familia pasan tiempo juntos, aprenden el Evangelio, disfrutan de un refrigerio y se divierten. La noche de hogar se puede adaptar a la edad de tus hijos. A los niños pequeños podría gustarles cantar, ver un video corto y edificante o representar relatos de la Biblia para que los miembros de la familia los adivinen. Los niños mayores quizás prefieran una lección más formal y luego una actividad familiar como jugar un partido de fútbol, ver una película o cantar al karaoke.

La Familia: Una Proclamación para el Mundo

En 1995, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días publicó una declaración oficial acerca de la importancia de la familia. El documento describe las responsabilidades de los padres y las madres, y aborda temas clave tales como el matrimonio, la identidad de género, la crianza de los hijos y el sexo. Lee a continuación los puntos más destacados.

Fragmentos de “La Familia: Una Proclamación para el Mundo”
Matrimonio

“El matrimonio entre el hombre y la mujer es ordenado por Dios.”

Familias eternas

“El divino plan de felicidad permite que las relaciones familiares se perpetúen más allá del sepulcro.”

Sexo

“Dios ha mandado que los sagrados poderes de la procreación han de emplearse sólo entre el hombre y la mujer legítimamente casados como esposo y esposa.”

Crianza de los hijos

“Los padres tienen el deber sagrado de criar a sus hijos con amor y rectitud, de proveer para sus necesidades físicas y espirituales, y de enseñarles a amarse y a servirse el uno al otro.”

Fidelidad en el matrimonio

“Los hijos merecen nacer dentro de los lazos del matrimonio y ser criados por un padre y una madre que honran sus votos matrimoniales con completa fidelidad.”

Responsabilidades del matrimonio

“En estas sagradas responsabilidades, el padre y la madre, como compañeros iguales, están obligados a ayudarse el uno al otro.”

Responsabilidad ante Dios

“Advertimos que las personas que violan los convenios de castidad, que maltratan o abusan de su cónyuge o de sus hijos, o que no cumplen con sus responsabilidades familiares, un día deberán responder ante Dios.”

Fortalecimiento de las familias

“Hacemos un llamado a los ciudadanos responsables y a los funcionarios de gobierno de todas partes para que fomenten aquellas medidas designadas a fortalecer a la familia y a mantenerla como la unidad fundamental de la sociedad.”

Preguntas comunes

La gente tiene muchas preguntas acerca de los “mormones” o, de forma más respetuosa, los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Haz clic aquí para ver la lista completa.

Cuando los Santos de los Últimos Días se casan, entienden que el matrimonio se ha diseñado para durar para siempre. Las ceremonias de casamiento en los templos contienen las palabras “por el tiempo y por toda la eternidad”, no “hasta la muerte los separe”. Pero no son las palabras las que hacen posible el matrimonio eterno; es el poder de Dios. Los niños que nacen en el seno de un matrimonio casado en el templo son automáticamente “sellados” a sus padres. Las familias que se unen a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días más tarde en la vida también pueden ir al templo para ser selladas.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días tiene muchas tradiciones culturales, así como costumbres, que se centran en la familia. Por ejemplo, los miembros de la Iglesia reservan una noche a la semana para tener la noche de hogar, o noche en familia. Otras actividades durante la semana incluyen sencillas meriendas compartidas y pequeñas celebraciones, o reuniones de jóvenes para los adolescentes. Muchas de nuestras tradiciones son convencionales, como la celebración de festividades con nuestra familia, y otras son más singulares, como dar una sagrada bendición a un bebé recién nacido en la Iglesia. Como familia, oramos juntos, leemos las Escrituras juntos y, el primer domingo de cada mes, incluso ayunamos juntos durante veinticuatro horas.

Nop. Hay familias mormonas de todos los tamaños y formas. ¿Se recomienda que nuestra familia tenga un número de hijos determinado? De nuevo, no. Esa es una decisión profundamente personal. Las familias amorosas pueden ser grandes, pequeñas o lo numerosas que sean.

Explora más temas

Tu familia puede perdurar para siempre

Jesucristo hace posible que nos reunamos con nuestras familias y nuestros antepasados después de esta vida.
LEE MÁS

¿Cómo es la Iglesia?

La Iglesia es un refugio contra el caos de la vida cotidiana; un lugar donde centrarnos en adorar a Dios y amar a nuestro prójimo.
LEE MÁS

Nuestra gente y nuestros programas

La Iglesia no es solo un lugar donde adorar a Dios; es también un lugar donde servirle.
LEE MÁS

Seguir a Jesucristo

¿Quién es Jesucristo? Jesús es el Salvador del mundo. Al seguirlo a Él, encontramos una mayor paz y felicidad en la vida.
LEE MÁS
Mormon.org Chat está escribiendo…