El Libro de Mormón es la muestra de que Dios sigue hablando a la humanidad

Hay una relación irrefutable entre la Biblia y el Libro de Mormón. Para entender esta relación, primero se debe considerar una ley de los cielos:

La ley de los dos testigos

En la mente del Padre estaba concebido que la Biblia y el Libro de Mormón ambos fueran volúmenes de escritura. Por ejemplo, en Ezequiel 37 se habla del papel que tendría el palo de Judá (la Biblia) y el palo de José (el Libro de Mormón) en la renovación espiritual de la casa de Israel en los últimos días. Esa ley está ampliamente documentada en 2 Corintios 13:1, Números 35:30, Deuteronomio 19:15, Mateo 18:16 y Hebreos 10:28. 

Es decir, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento queda claro que se necesitaban dos testigos de la verdad: el palo de Judá y el de José.

Lo que el Libro de Mormón dice de la Biblia

Hay dos verdades fundamentales que el Libro de Mormón establece acerca de la Biblia. 

En la introducción del Libro de Mormón leemos, “El Libro de Mormón es un volumen de escritura sagrada semejante a la Biblia. Es una historia de la comunicación de Dios con antiguos habitantes de las Américas y contiene la plenitud del Evangelio eterno”. 

Nuestra actitud hacia la Biblia está expresada por el profeta Nefi en 2 Nefi 33:10: 

“Y ahora bien, mis amados hermanos, y también vosotros los judíos y todos los extremos de la tierra, escuchad estas palabras y creed en Cristo; y si no creéis en estas palabras, creed en Cristo. Y si creéis en Cristo, creeréis en estas palabras, porque son las palabras de Cristo, y él me las ha dado; y enseñan a todos los hombres que deben hacer lo bueno”. 

Toda persona está invitada a leer el Libro de Mormón. Si lo hace con una mente abierta y sincera, podrá descubrir grandes verdades. 

El mensaje de ambos consiste en invitar a todos a venir a Cristo 

Una persona, incluso antes de leer el Libro de Mormón, debe saber cuál es su propósito. Profeta del Libro de Mormón Nefi relata en 1 Nefi 6:3–4: 

“Y no me parece importante ocuparme en una narración completa de todas las cosas de mi padre, porque no se pueden escribir sobre estas planchas, pues deseo el espacio para escribir acerca de las cosas de Dios."

Cuando Nefi era un hombre de edad avanzada, dijo en 2 Nefi 25:23, 26, 29: 

“Porque nosotros trabajamos diligentemente para escribir, a fin de persuadir a nuestros hijos, así como a nuestros hermanos, a creer en Cristo y a reconciliarse con Dios; pues sabemos que es por la gracia por la que nos salvamos, después de hacer cuanto podamos”. 

“Y hablamos de Cristo, nos regocijamos en Cristo, predicamos de Cristo, profetizamos de Cristo y escribimos según nuestras profecías, para que nuestros hijos sepan a qué fuente han de acudir para la remisión de sus pecados. 

“Y ahora bien, he aquí, os digo que la vía correcta es creer en Cristo y no negarlo; y Cristo es el Santo de Israel; por tanto, debéis inclinaros ante él y adorarlo con todo vuestro poder, mente y fuerza, y con toda vuestra alma; y si hacéis esto, de ninguna manera seréis desechados”.

El Libro de Mormón es para ti, que lees estas palabras

El Libro de Mormón fue escrito para la actualidad, y específicamente para ti. Como dice en 2 Nefi 25:21: 

“De modo que por esta causa el Señor Dios me ha prometido que estas cosas que escribo serán guardadas, y preservadas y entregadas a los de mi posteridad, de generación en generación, para que se cumpla la promesa hecha a José, que su linaje no perecería jamás, mientras durase la tierra”.

Descubre por ti mismo si el Libro de Mormón es verdadero

Los escritores del Libro de Mormón—nuestros antepasados—deseaban que tú volvieras a Cristo, y por esa razón existe este libro, porque tanto la Biblia como el Libro de Mormón tienen como objetivo que vengas a Cristo. Como está escrito en Helamán 5:12: 

“Y ahora bien, recordad, hijos míos, recordad que es sobre la roca de nuestro Redentor, el cual es Cristo, el Hijo de Dios, donde debéis establecer vuestro fundamento, para que cuando el diablo lance sus impetuosos vientos, sí, sus dardos en el torbellino, sí, cuando todo su granizo y furiosa tormenta os azoten, esto no tenga poder para arrastraros al abismo de miseria y angustia sin fin, a causa de la roca sobre la cual estáis edificados, que es un fundamento seguro, un fundamento sobre el cual, si los hombres edifican, no caerán”.

Explora más temas

¿Cuál es el propósito de la vida?

Dios, nuestro amoroso Padre Celestial, desea que tengamos felicidad y gozo.

Cuatro maneras de fortalecer tu relación con Dios

Dios no es solo un ser al que oramos y en quien creemos. También es un Padre amoroso, y podemos tener una relación fuerte y significativa con Él. Tú puedes edificar y fortalecer tu relación con Dios al hacer tres cosas sencillas todos los días:

Jesús en el Libro de Mormón

Jesús pasó Su vida terrenal cerca de Jerusalén, enseñando a los judíos acerca de Su evangelio; pero también enseñó a las personas en otra tierra: el continente americano.

¿Es Dios real?

Sí. Y Él te conoce y te ama.

¿Qué es el Libro de Mormón?

Al igual que la Biblia, el Libro de Mormón es un registro antiguo que enseña acerca de Jesús.
Mormon.org Chat está escribiendo…