¿Cómo puedo comenzar a leer la Biblia?

La palabra Biblia significa “los libros”, ya que está conformada por varios libros escritos por profetas y otros escritores guiados por el Espíritu Santo. La Biblia está dividida en dos partes: El Antiguo Testamento, que fue escrito mayormente en hebreo y el Nuevo Testamento, que fue escrito mayormente en griego y que habla del Evangelio según Jesucristo lo enseñó.

Los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días respetan la Biblia, la estudian y sostienen que contiene la palabra de Dios “hasta donde esté traducida correctamente” (Artículo de Fe número 8), y que, así como en el pasado Dios reveló Su palabra a los hombres, de la misma manera hoy continúa haciéndolo. 

Quienes estudian y leen la Biblia de manera regular pueden encontrar palabras de inspiración y revelación personal. 

En muchos hogares es común tener una Biblia, pero si no tienes una a tu alcance y deseas adquirir una, la Iglesia utiliza la edición Reina-Valera. También puedes buscarla en línea. 

Entonces, si ya tienes a mano una Biblia, ¡puedes comenzar! 

Estas son tres maneras en las que puedes leer la Biblia:

1. Lectura “de tapa a tapa”

Para algunos puede ser muy atractivo alcanzar la meta de leer la Biblia completa “de tapa a tapa”, esto es, en el orden en el que se presentan los libros que contiene. Esta experiencia te puede ayudar a aprender muchos detalles que comprenden desde la Creación hasta lo que está por venir según el Libro de Apocalipsis. 

No olvides resaltar con tu color favorito aquellos versículos o pasajes que más te agraden.

2. Lectura por temas

Muchas ediciones de la Biblia contienen algunos apéndices, mapas, concordancias o una Guía de temas, los cuales sirven como guía de estudio. Por ejemplo, si buscas la palabra “oración”, encontrarás una lista de Escrituras que puedes leer. Al revisar las Escrituras que figuran ahí aprenderás de manera específica sobre el tema.

Una buena sugerencia es subrayar cada tema con un color establecido y de esa manera podrás reconocer con facilidad todas las Escrituras que hablen de un tema en específico. Esto te ayudará a recordarlas o reconocerlas fácilmente según vayas leyendo.

3. Comenzar con el Nuevo Testamento

Si es la primera vez que lees la Biblia, puedes comenzar con el Nuevo Testamento. Su lectura es más sencilla que la del Antiguo Testamento y sobre todo aprenderás rápidamente sobre Jesucristo y Su ministerio sobre la tierra. 

Recuerda que a medida que lees puedes tomar nota de aquello que te llama la atención, tus dudas y las respuestas que encuentras. 

Si no te sientes cómodo con marcar o hacer anotaciones al margen de tu Biblia, puedes hacerlas en un cuaderno. 

Al leer considera estas recomendaciones:

...
La Santa Biblia
1:40

Hacer una oración

Leer y estudiar la Biblia puede llegar a ser una experiencia espiritual ya que puedes lograr comunicarte con Dios. Orar antes de comenzar tu lectura te prepara para ser receptivo a las impresiones del Espíritu Santo. De esta manera podrás sentir y saber la voluntad de Dios para ti. Ora para incrementar tu conocimiento y aprendizaje, en especial ora para conocer mejor a Dios.

Tener un horario y un lugar

Encuentra un lugar tranquilo en casa o en cualquier lugar donde puedas sentarte a leer sin interrupciones y ten a la mano una libreta, lápices de colores y lo que requieras para gozar de un tiempo de reflexión y aprendizaje. Esto permitirá que tu experiencia mejore.

Leer con frecuencia

Leer de vez en cuando, o solo cuando te encuentres en medio de la necesidad, es mejor que nunca hacerlo. Sin embargo, cuando lees y estudias con diligencia cada día, poco a poco tu espíritu y entendimiento crecen.

Tener a la mano un diccionario

La Biblia puede tener un lenguaje con el que tal vez no estés familiarizado, así que cuando te encuentres con una palabra que desconozcas, busca su significado, vuelve a leer los pasajes y luego pregúntate con detenimiento: 

¿De qué habla este relato? 

¿Es literal o se trata de un simbolismo? 

¿A quién le están diciendo esto? ¿Por qué? ¿Para qué? 

Y lo más importante: ¿Qué me quiere decir a mí?

Tomar notas

Puedes anotar todo aquello que sientas o estés pensando y volver a leerlo más tarde. En ocasiones, al repasar tus notas volverás a aprender un poco más y tus ideas se aclararán.

Estudiar con alguien más

Leer y estudiar con alguien siempre es muy enriquecedor, especialmente cuando se trata de tu familia. En Deuteronomio 6:7 dice que los padres pueden y deben enseñar a sus hijos. Si requieres de algo de apoyo para hacerlo puedes invitar a los misioneros para que te ayuden a comprender los principio de la Biblia con más claridad. 

Juntos podrán leer, aprender y disfrutar de la palabra de Dios o, si lo prefieres, eres bienvenido en el centro de reuniones.

Explora más temas

¿Cuál es el propósito de la vida?

Dios, nuestro amoroso Padre Celestial, desea que tengamos felicidad y gozo.

Cuatro maneras de fortalecer tu relación con Dios

Dios no es solo un ser al que oramos y en quien creemos. También es un Padre amoroso, y podemos tener una relación fuerte y significativa con Él. Tú puedes edificar y fortalecer tu relación con Dios al hacer tres cosas sencillas todos los días:

Jesús en el Libro de Mormón

Jesús pasó Su vida terrenal cerca de Jerusalén, enseñando a los judíos acerca de Su evangelio; pero también enseñó a las personas en otra tierra: el continente americano.

¿Es Dios real?

Sí. Y Él te conoce y te ama.

¿Qué es el Libro de Mormón?

Al igual que la Biblia, el Libro de Mormón es un registro antiguo que enseña acerca de Jesús.
Mormon.org Chat está escribiendo…