¿Qué enseña la Biblia sobre Jesús?

La Biblia nos enseña sobre las parábolas de Jesús, sus milagros y lo más importante, su vida, un ejemplo perfecto para nosotros. Por medio de la Biblia, podemos llegar a conocer y amar a Jesús.

Un hombre estudia la Biblia y aprende de Jesús

Los cuatro Evangelios

La vida de Jesucristo está registrada en los primeros cuatro libros del Nuevo Testamento, los cuales son conocidos como los cuatro Evangelios. Cada evangelio se atribuye a un autor diferente: Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Mateo y Juan fueron Apóstoles de Jesús quienes vivieron y atestiguaron de estos eventos. Cada autor ofrece un relato de principio a fin del ministerio de Jesús en la antigua Judea. Esto significa que tenemos cuatro perspectivas diferentes sobre la vida de Jesucristo, cada uno con su percepción y punto de vista propios y únicos. Juntos, nos proporcionan un testimonio inolvidable de las enseñanzas de Jesús, su ejemplo y su sacrificio.

Las enseñanzas de Jesús

Durante su vida, las enseñanzas de Jesucristo tomaron muchas formas diferentes. Algunas fueron respuestas a preguntas que le hicieron y otras fueron sermones que dio a sus seguidores, tal como el Sermón del Monte. Con frecuencia, sus enseñanzas tomaron forma de parábolas, o historias simples que contó para ilustrar principios importantes del Evangelio en una forma que era fácil de entender para la gente de ese tiempo.

A pesar de las diferentes maneras que Él escogió para entregar su mensaje, surgieron temas comunes. Jesús enseñó la importancia de asegurarnos de ser justos no solo en nuestras acciones, sino también en nuestros pensamientos, sentimientos y motivaciones. Expresó la necesidad de cuidar a los más vulnerables entre nosotros y desaprobó la hipocresía y el orgullo. Él glorificaba a su Padre Celestial continuamente y motivaba a sus seguidores a fortalecer su relación con Dios por medio de la oración.

Las parábolas de Jesús

f34f594b631bbc29dce95cf588ae1dbda2b8b115
El hijo pródigo
Leer
Jesús enseña el perdón a través de la historia de un padre que da la bienvenida de regreso a casa a su hijo descarriado.
a3bccd6cb56ef6af42d00a089f6a209fbc89020d
El buen samaritano
Leer
Jesús enseña el amor al prójimo a través de la historia de un hombre que dejó todo para ayudar a un extraño que había sido golpeado y robado.
a0c2621d7e3f8b06dc2be176f672551d097c0e9c
La parábola de la oveja perdida
Leer
Jesús enseña el valor de cada alma a través de la historia del pastor que deja sus 99 ovejas para encontrar a la que está perdida.
84e1b8408397754874573d17eb33df755d0e296d
La parábola de los talentos
Leer
Jesús enseña la importancia del crecimiento personal a través de la historia de 3 siervos a quienes se les dan dones que se espera que nutran y hagan crecer.

El ejemplo de Jesús

Jesús nos mostró la manera de vivir no solo por medio de sus palabras, sino por medio de sus acciones. Cuando leas los cuatro evangelios, verás ejemplos de Jesús usando su tiempo para sanar al enfermo, alimentar al hambriento y consolar a los afligidos. Él expresó amor a otros y estaba dispuesto a defender lo que sabía que era correcto. A diferencia de Jesús, nosotros no podemos vivir una vida sin pecado, pero podemos hacer nuestro mejor esfuerzo para seguir el ejemplo que Él nos ha dado.

El sacrificio de Jesús

Sin importar lo mucho que intentemos aprender las enseñanzas de Jesucristo y seguir Su ejemplo, todos cometeremos errores. Ahí es cuando el verdadero poder de Jesucristo, enseñado en los cuatro evangelios, surte efecto. Juan 3:16 declara, "Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna". Los cuatro evangelios nos enseñan que durante la semana final de Su vida, Jesucristo sufrió y murió para pagar el precio por nuestros pecados. A este sacrificio se le llama “expiación”. Gracias al sacrificio expiatorio de Jesucristo, podemos arrepentirnos y ser perdonados de nuestros pecados para volver un día a la presencia de Dios. 

Después de que Jesús murió, Él resucitó milagrosamente. Gracias a que Jesucristo conquistó la muerte, todos podemos tener la esperanza de una vida más allá del sepulcro. De todo lo que podemos aprender de Jesús en la Biblia, la realidad de Su sacrificio es el principio más poderoso que podemos llegar a entender.

Las Epístolas del Nuevo Testamento

Después de la resurrección de Jesucristo, Él organizó a sus discípulos para asegurar que la obra de su Evangelio continuara. El Libro de los Hechos, que sigue inmediatamente a los cuatro Evangelios en el Nuevo Testamento, contiene un registro de sus viajes y experiencias. El resto del Nuevo Testamento consta principalmente de una serie de escritos de los primeros apóstoles. Con frecuencia estos son llamados epístolas, pero nos puede ayudar el pensar en ellos como cartas. En estas epístolas podemos encontrar muchas enseñanzas maravillosas de los primeros apóstoles acerca de Jesucristo, mientras escribían para reforzar la fe de los primeros conversos del cristianismo.

Cristo en las epístolas

2971f05f371a5c9912ad6408fc2ea517e8497bc7
1 Juan 4:19
Leer
"Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero".
4fbc8ae67f97dcb8f6c598bda5174263c9bc3749
Romanos 8:16-17
Leer
“Porque el Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios, y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados”.
cbad48fee977310bef1d74257db923e7723897db
1 Corintios 12: 27
Leer
“Pues vosotros sois el cuerpo de Cristo, e individualmente sois miembros de él”.
848218677ad5bb3e28f6afdece5f71710152f84b
1 Juan 1:7
Leer
“Pero si andamos en la luz, como él está en la luz, tenemos comunión los unos con los otros, y la sangre de Jesucristo, su Hijo, nos limpia de todo pecado”.

El Libro de Apocalipsis

En el Libro de Apocalipsis, el apóstol Juan detalla su visión de la segunda venida de Jesucristo, cuando Él regrese a la tierra en gloria y establezca su reino en la tierra. Este es el momento cuando todo el mundo sabrá que Jesucristo es el Hijo de Dios. En Apocalipsis 5:13 dice, “Y a todo ser viviente que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: ¡Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sean la alabanza, y la honra, y la gloria y el poder, para siempre jamás!

El Antiguo Testamento

Aunque el Antiguo Testamento de la Santa Biblia nunca menciona a Jesucristo por nombre, Su influencia se siente profundamente a través de sus muchos libros de escritura. Por ejemplo, en el libro de Isaías, recibimos una descripción hermosa y multifacética del Mesías que vendría a redimir a la gente de Dios. Su nacimiento se detalla en Isaías 7:14, que dice:

“Por tanto, el Señor mismo os dará una señal: He aquí que una virgen concebirá, y dará a luz un hijo y llamará su nombre Emanuel”.

El ministerio de Jesucristo es anunciado en Isaías 11:2—4, que dice:

“Y reposará sobre él el espíritu de Jehová: espíritu de sabiduría y de entendimiento, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová. Y su deleite estará en el temor de Jehová. No juzgará según la vista de sus ojos ni reprenderá por lo que oigan sus oídos, sino que juzgará con justicia a los pobres y decidirá con equidad a favor de los mansos de la tierra…”

Recibimos un testimonio conmovedor del sacrificio venidero de Jesús en Isaías 53:4—5, que dice:

"Ciertamente llevó Él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores, y nosotros le tuvimos por azotado, herido por Dios y afligido. Mas Él herido fue por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades, el castigo de nuestra paz fue sobre Él y por sus heridas fuimos nosotros sanados".

Estos versículos son solo algunas de las maneras en las que el Antiguo Testamento nos señala a Jesucristo. De hecho, durante Su ministerio mortal, como está detallado en el Nuevo Testamento, Jesús a menudo señaló las mismas profecías del Antiguo Testamento que Él estaba cumpliendo. Sus palabras proporcionaron un puente entre las dos partes de la Santa Biblia, reuniéndolas en una voz unificada que declara que Jesucristo es el Hijo de Dios, el Redentor de Israel y el Salvador de toda la humanidad.

El simbolismo en el Antiguo Testamento

8dafc299ee63c1ccba9308663f3e2569b5f15e83
Abraham e Isaac
Leer
A Abraham se le pidió sacrificar a su primogénito. Esto simbolizó el sacrificio insondable que haría el Padre Celestial al dar a su Hijo Unigénito, Jesucristo, para salvar a la humanidad.
714faf5f97006a668909b3b72f24caac5a72a243
La serpiente en el desierto
Leer
Cuando las serpientes venenosas atacaron, Moisés levantó una vara en el desierto para salvar la vida de los israelitas. Ellos solo tenían que mirarla para ser sanados. De manera similar, debemos mirar a Jesucristo como la única fuente verdadera de salvación.
f9980efae0149739b4192d59ceb64c15312ca665
La Ley de Moisés
Leer
La ley de sacrificio de animales que Dios le mandó a Moises instituir fue un eco del sacrificio que Jesucristo haría por nosotros.
82f59f7e01468d09fa417c548921219ffef40203
Jonás y el gran pez
Leer
Jonás fue tragado por un gran pez y permaneció en su vientre durante tres días antes de ser devuelto a la luz del día. Esto nos recuerda los tres días que Cristo permaneció en la tumba antes de ser resucitado gloriosamente.

Aprende más acerca de la Biblia, de Jesús y de Sus enseñanzas