La Santa Cena

La parte más importante de nuestras reuniones dominicales es la Santa Cena (en algunas iglesias la conocen como Comunión). Allí dedicamos tiempo para reflexionar sobre Jesucristo y su sacrificio por nosotros.

Mujer tomando el sacramento

Símbolos de Jesucristo

La parte más importante de nuestras reuniones dominicales es la Santa Cena (o la Comunión). Cada semana, se bendicen el pan y el agua y se ofrecen a la congregación. Es un momento para meditar, pensar en Jesucristo y sentirse cerca de Dios.

Al comer y beber estos símbolos, prometemos recordar el sacrificio de Jesús y esforzarnos por guardar Sus mandamientos. Es una oportunidad maravillosa para sentir el amor de Dios por nosotros y para invitar al Espíritu Santo a guiarnos y consolarnos.

La primera Santa Cena

La noche antes de Su Crucifixión, Jesús se reunió con Sus apóstoles e instituyó la Santa Cena. Tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio a Sus apóstoles diciendo: “Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí” (Lucas 22:19). Luego tomó vino, lo bendijo y les dio diciendo, “Esta copa es el nuevo convenio en mi sangre, que por vosotros se derrama” (Lucas 22:20).

Jesucristo administra el primer sacramento a sus apóstoles durante la Última Cena

Hoy en día tomamos la Santa Cena cada semana para recordar el sacrificio que hizo Jesucristo, lo que nos permite ser perdonados de nuestros pecados y vivir otra vez después de la muerte.

Las promesas y bendiciones de la Santa Cena

Al tomar la Santa Cena cada semana, hacemos promesas especiales con Dios y Él, a su vez, promete que nos bendecirá de acuerdo a nuestra obediencia.

Jesús de pie en medio de otros y enseñando
Tomar sobre nosotros el nombre de Jesucristo

Tomar sobre nosotros el nombre de Jesucristo significa que tratamos de representarlo con nuestras palabras y hechos.

Jesús muestra sus manos traspasadas a sus apóstoles
Recordarle siempre

Esto significa que nos esforzamos por recordar el Sacrificio que Cristo hizo por nosotros y las muchas bendiciones que tenemos gracias a Él.

Jesús enseñando sobre el discipulado
Guardar Sus mandamientos

En las Escrituras y por medio de profetas modernos tenemos mandamientos o leyes para guiar nuestra vida. Estos mandamientos requieren que amemos a Dios y que tratemos a otros con respeto.

Imagen del sol penetrando entre los árboles
Siempre tener Su Espíritu con nosotros

Si guardamos los convenios que hemos hecho con el Señor, se nos promete la guía y el consuelo de Su Santo Espíritu. El tener la compañía del Espíritu Santo con nosotros es una de las bendiciones más grandes que existe.

Jesus perdonando una mujer
Nuestros pecados pueden ser perdonados

Debido a la Expiación de Jesucristo, podemos recibir el perdón de nuestros pecados. Al tomar la Santa Cena semanalmente, podemos volver a enfocarnos en el Salvador, renovar nuestras promesas y arrepentirnos de los errores que hayamos cometido.

words and things

Nuestra comunidad está centrada en Jesucristo. Aprende con nosotros y esforcémonos por seguirlo