¿Qué enseña la Biblia acerca de la familia?

La familia está en el centro del plan de Dios para la felicidad y el progreso de Sus hijos. La Santa Biblia enseña que Dios estableció a las familias desde el principio y nos muestra muchos ejemplos de familias fuertes. También nos enseña la manera de tener una familia amorosa y feliz.

La primera familia: Adán y Eva

Los primeros habitantes de la tierra formaron una familia. Desde el principio, Dios bendijo y promovió las familias, y mandó a Adán y a Eva: “Fructificad y multiplicaos; y henchid la tierra” (Génesis 1:28).

Honra a tu padre y a tu madre

Uno de los Diez Mandamientos que se dieron a Moisés en el Antiguo Testamento habla directamente de la relación que existe entre padres e hijos: “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da” (Éxodo 20:12).

Jesús enseñó sobre el matrimonio

Jesucristo enseñó que el matrimonio es santo y esencial en el plan de Dios: “[P]ero al principio de la creación, varón y mujer los hizo Dios. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa. Y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre” (Marcos 10:6–9).

Jesús cuidaba de Su familia

Jesús cuidaba de Su familia. A lo largo del Nuevo Testamento vemos que Jesucristo mostró amor por los miembros de Su familia, especialmente por Su madre, María. Aun estando en agonía en la cruz Jesucristo manifestó preocupación por el cuidado de Su madre: “Y cuando vio Jesús a su madre y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa” (Juan 19:26–27).

Los ejemplos en la Biblia enseñan la importancia de la familia

Algunos ejemplos muy conocidos de familias de la Biblia se encuentran al principio del Antiguo Testamento.

  • Abraham, Isaac y Jacob obedecieron el mandato de Dios de casarse y tener hijos.

  • Abraham y Sara ejercieron fe para poder disfrutar finalmente de las bendiciones que recibieron al tener a su hijo Isaac (véase Génesis 21).

  • Bajo la dirección del Señor, el siervo de Abraham viajó una larga distancia a fin de encontrar a Rebeca, una mujer justa, para que fuera la esposa de Isaac (véase Génesis 24).

  • Jacob, hijo de Isaac, trabajó durante muchos años para casarse y formar su propia familia, la cual llegó a ser la casa de Israel (véase Génesis 29–30).

Las enseñanzas de Pablo

El apóstol Pablo a menudo hablaba acerca de las relaciones familiares. Él aconsejó: “Hijos, obedeced a vuestros padres en el Señor, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa, para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos; sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor” (Efesios 6:1–4).

Conoce más acerca de la Biblia y el amor de Dios