Skip main navigation
Arbol de olivos

Getsemaní, el Monte de los Olivos

39 Y saliendo, se fue, como solía, al monte de los Olivos; y sus discípulos también le siguieron.

40 Y cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad para que no entréis en tentación.

41 Y él se apartó de ellos a una distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró,

42 diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.

43 Entonces se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle.

44 Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían a tierra.

45 Y cuando se levantó de la oración y fue a sus discípulos, los halló durmiendo a causa de la tristeza;

46 y les dijo: ¿Por qué dormís? Levantaos y orad para que no entréis en tentación.

El Monte de los Olivos es una cresta de un kilómetro y medio (una milla) de longitud que se alza sobre el lado oriental de Jerusalén. En la época de Jesús incluía un jardín donde, al amparo de la noche, Él y sus discípulos acudieron a orar después de la Última Cena. Sus exhaustos discípulos se durmieron rápidamente, pero no hubo descanso para Jesucristo. Fue allí donde se arrodilló e hizo lo que sólo Él podía hacer. En Getsemaní, el hijo de Dios oró angustiado mientras sufría por los pecados de toda la humanidad.

La invitación

Sentir el amor de Jesucristo por ti

Es difícil imaginar a alguien sufriendo tanto dolor por nosotros. Pero Jesucristo lo hizo porque para Él, tú vales la pena. Eres un hijo de Dios con un inmenso valor. Dedica algo de tiempo hoy para escribir tus buenas cualidades y recordar tu potencial de ser la mejor versión de ti mismo que puedes ser.

Reiniciar
Preguntas para reflexionar

¿Cómo te sientes al saber que Dios es tu Padre Celestial?

¿Qué dirían tus amigos y familiares si se les preguntara acerca de tu mejor cualidad?

¿Qué cualidades de Jesucristo sería la que más te gustaría emular?

Representaciones

Anterior
Día 7
Siguiente
Día 9
Mormon.org Chat está escribiendo…