Un barco de pescadores en el mar de Galilea

Mar de Galilea

Cuando Jesús recorría la costa del mar de Galilea, vio a los pescadores lanzar sus redes en el mar. Les llamó y los invitó a unirse a Él y convertirse en pescadores de hombres. Fue un desafío increíble, con una respuesta igualmente increíble. Los hombres dejaron sus redes y se unieron a Jesucristo. El mundo puede haber visto a Pedro, Santiago, Juan y Andrés como sencillos pescadores, pero cuando Jesucristo los miró, vio lo que podían llegar a ser como Sus apóstoles.

La invitación

Elimina las distracciones, renueva el enfoque

También se nos invita a seguir a Jesucristo. Pero para hacerlo, a menudo debemos estar dispuestos a sacrificar las circunstancias de nuestra vida que nos distraen y dejarlas atrás. Eso no significa que tengamos que dejar atrás nuestras profesiones como hicieron los primeros apóstoles de Cristo. Pero podemos apartar esas pequeñas distracciones diarias que se interponen en el camino de lo que realmente importa. Desde los dispositivos digitales hasta las opciones de entretenimiento menos edificantes, ¿qué es lo que podrías dejar atrás hoy para ayudarte a dedicar más tiempo a las cosas que realmente importan, como la familia, los amigos y la fe?

Preguntas para reflexionar

¿Qué es lo que estás haciendo todos los días que tal vez no sea un buen uso de tu tiempo?

¿Con qué otra actividad inspiradora podrías llenar ese tiempo?

Piensa en alguna ocasión en tu vida en la que hayas sacrificado algo para servir a los demás. ¿Qué aprendiste sobre el Señor por medio de esa experiencia?

Escrituras sobre las prioridades

Mapas y representaciones

Anterior
Día 3
Siguiente
Día 5