El desierto de Judea

El desierto de Judea

Jesús tenía alrededor de 30 años cuando comenzó Su ministerio entre el pueblo de Jerusalén. Antes de predicar a las multitudes, de llamar a Sus apóstoles o de enseñar por parábolas, se tomó un tiempo para estar solo en el desierto de Judea. Pasó 40 días en la solitaria extensión del desierto que se extendía al este de Jerusalén, hasta las orillas del mar Muerto. Para Jesús, fue una época de crecimiento personal, reflexión y comunicación con Su Padre mientras se embarcaba en el difícil viaje para llevar a cabo la obra redentora que Su Padre le había enviado a hacer en nombre de toda la humanidad, tras lo cual “volvió a Galilea” (Mateo 4:12).

La invitación

Tómate tiempo para renovarte mediante la reflexión

Dios puede ayudarte a estar preparado para los próximos desafíos y para lograr tus metas. Durante los próximos dos días, estás invitado a apartar un tiempo para estar solo y prepararte mental y espiritualmente para un acontecimiento importante en tu vida. No tienen que ser 40 días; incluso quince minutos de reflexión pueden aportar paz y propósito a tu corazón.

Preguntas para reflexionar

¿De qué manera nos enseña el ejemplo de Jesucristo a prepararnos para los desafíos o las oportunidades?

¿Para qué próximos acontecimientos o metas de la vida necesitas prepararte?

¿Qué impresiones recibiste al tomarte tiempo para reflexionar?

Escrituras sobre cómo vencer las dificultades

Mapas y representaciones

Anterior
Día 10
Siguiente
Día 2