¿Quién soy yo?

¿Quién soy yo? ¿Por qué estoy aquí? ¿Es importante mi vida? Las Santas Escrituras enseñan que somos hijos de Dios con una identidad y un propósito únicos.

Eres un hijo o una hija de Dios

Eres “linaje de Dios” (Hechos 17:29). Él es el Padre de tu espíritu. Él desea tener una relación especial contigo. Como hijo o hija de Dios, tu potencial es infinito.

Dios te conoce

Dios te conoce personalmente. Jesús enseñó que Dios el Padre vela por todas Sus creaciones; un pajarillo no puede caer a tierra sin que el Padre lo sepa (véase Mateo 10:29). Cuando se trata de ti, “aun [tus] cabellos están todos contados. Así que no tem[as]; más val[es] [tú] que muchos pajarillos” (Mateo 10:30–31).

Dios te ama

Dios desea ayudar a Sus hijos a ser felices. Él te ha bendecido con muchas cosas. Te ama, cuida de ti y desea comunicarse contigo por medio de la oración. Jesús ha prometido: “… vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le piden” (Mateo 7:11).

Eres parte de una familia

Tu familia determina en gran parte la persona que eres: desde tus rasgos físicos hasta tus valores personales. Tu familia y el modo en que te han criado te hacen único. Las relaciones familiares pueden ayudarnos a ser mejores, más bondadosos y amorosos.

Tu familia moldea la persona que eres

De tu familia, has heredado ciertos atributos físicos. Tu espíritu —tu personalidad y la parte de ti que toma decisiones—, también está fuertemente influenciado por tu familia y por el entorno. Por esa razón, la familia es una parte tan importante del plan Dios. Dios desea que los miembros de la familia se apoyen, que sean una fuente de fortaleza los unos para los otros en tiempos turbulentos y que se ayuden mutuamente a ser mejores.

Perteneces a algo más grande que tú

Te hayas dado cuenta o no, las generaciones anteriores han moldeado gran parte de tu identidad. Tus antepasados son una parte importante de la persona que eres. Al estudiar tu historia familiar puedes saber más acerca de ti mismo y de las vivencias de tu familia. Formas parte de un entramado más amplio y has de hacerlo crecer.

Puedes pertenecer a la familia de la Iglesia

La vida es mejor cuando nos apoyamos los unos a los otros. Una de las mejores maneras de servir a Dios es cuidando de las personas que nos rodean. Nuestras congregaciones, denominadas barrios o ramas, se componen de miembros de la Iglesia que viven geográficamente cerca. Los visitantes son siempre bienvenidos en nuestra comunidad de la Iglesia. Tu barrio puede llegar a ser muy similar a una familia extensa.

Eres único

Eres alguien inigualable. Tu Padre Celestial te creó con puntos fuertes únicos. Tienes el potencial divino de llegar a ser lo que Dios quiere que seas: la mejor versión de ti mismo.

Tus dones y tus desafíos son únicos

Tus rasgos y habilidades te hacen único. Dios te da ciertas experiencias para ayudarte a progresar y a usar tus atributos y habilidades. También te concede dones que te ayudan a bendecir la vida de otras personas y a vencer los desafíos que afrontarás en la vida.

Tienes un propósito

Debido a que es tu Padre, Dios desea que seas feliz. Él puede compartir Sus bendiciones contigo y guiarte con amor. Él quiere que regreses a Su presencia y seas feliz para siempre, y puedes conseguirlo si sigues a Jesucristo y magnificas tus talentos para servir a Dios y a Sus hijos.

Dios sabe quién eres. Tú eres Su hijo o Su hija. Él vela por ti y sabe exactamente las dificultades que enfrentas, así como las habilidades que te ha dado para vencerlas. Lo único que desea es verte triunfar y alcanzar todo tu potencial. Quiere que tu familia y tú se reúnan con Su familia en gloria para siempre.

Descubre en el Libro de Mormón el propósito de Dios para ti

Explora más temas

¿Cuál es el propósito de la vida?

Dios, nuestro amoroso Padre Celestial, desea que tengamos felicidad y gozo.

Cuatro maneras de fortalecer tu relación con Dios

Dios no es solo un ser al que oramos y en quien creemos. También es un Padre amoroso, y podemos tener una relación fuerte y significativa con Él. Tú puedes edificar y fortalecer tu relación con Dios al hacer tres cosas sencillas todos los días:

Jesús en el Libro de Mormón

Jesús pasó Su vida terrenal cerca de Jerusalén, enseñando a los judíos acerca de Su evangelio; pero también enseñó a las personas en otra tierra: el continente americano.

¿Es Dios real?

Sí. Y Él te conoce y te ama.

¿Qué es el Libro de Mormón?

Al igual que la Biblia, el Libro de Mormón es un registro antiguo que enseña acerca de Jesús.
Mormon.org Chat está escribiendo…