¿Qué puede enseñarme el Libro de Mormón en cuanto al Espíritu Santo?

Al igual que la Biblia, el Libro de Mormón enseña importantes verdades acerca del Espíritu Santo.

Una mujer estudia el Libro de Mormón y aprende sobre el Espíritu Santo

Entre otras cosas, el Libro de Mormón deja constancia de la visita de Jesús a Su pueblo en la América antigua después de Su resurrección. Estando allí, enseñó al pueblo, efectuó milagros y estableció Su Iglesia. Las personas de la antigüedad oraron “por lo que más deseaban”, y lo que más deseaban era “que les fuese dado el Espíritu Santo” (3 Nefi 19:9). Las enseñanzas del Libro de Mormón nos ayudan a entender por qué el Espíritu Santo es tan importante.

1

El mensajero de Dios

El Libro de Mormón nos enseña que Dios “se manifiesta por el poder del Espíritu Santo a cuantos en él creen” (2 Nefi 26:13). Por medio del Espíritu Santo, podemos saber que Dios vive y sentir Su amor por nosotros.

2

Un regalo después del bautismo

En el Libro de Mormón, las personas que desean seguir a Jesús o unirse a Su Iglesia se bautizan. Después del bautismo se recibe el don del Espíritu Santo. “A quien se bautice en mi nombre, el Padre dará el Espíritu Santo, como a mí; por tanto, seguidme y haced las cosas que me habéis visto hacer” (2 Nefi 31:12).

3

Una fuente de inspiración

Cuando los profetas de la antigüedad oraban pidiendo guía, el Espíritu Santo les revelaba la guía de Dios para ayudarlos. El profeta Mormón dijo: “… la palabra del Señor vino a mí por el poder del Espíritu Santo” (Moroni 8:7). Por medio del Espíritu Santo, puedes recibir inspiración y guía para tu propia vida.

4

Un testimonio del Padre Celestial y de Jesús

Una de las funciones más importantes del Espíritu Santo es testificar de Dios y de Jesucristo. “Y el Espíritu Santo da testimonio del Padre y de mí; y el Padre da el Espíritu Santo a los hijos de los hombres por mi causa” (3 Nefi 28:11).

5

Un confirmador de la verdad

Por “el poder del Espíritu Santo” podemos “conocer la verdad de todas las cosas” (Moroni 10:5). El Espíritu Santo confirma a nuestro corazón todo lo que es correcto y verdadero. En cuanto al Libro de Mormón, su último autor, Moroni, nos desafió a hacer lo siguiente: “Y cuando recibáis estas cosas, quisiera exhortaros a que preguntéis a Dios el Eterno Padre, en el nombre de Cristo, si no son verdaderas estas cosas; y si pedís con un corazón sincero, con verdadera intención, teniendo fe en Cristo, él os manifestará la verdad de ellas por el poder del Espíritu Santo” (Moroni 10:4).

6

Un santificador

El Espíritu Santo tiene un poder único para limpiarnos y purificarnos mediante la expiación de Cristo. El Señor enseña en el Libro de Mormón: “Arrepentíos, todos vosotros, extremos de la tierra, y venid a mí y sed bautizados en mi nombre, para que seáis santificados por la recepción del Espíritu Santo, a fin de que en el postrer día os presentéis ante mí sin mancha” (3 Nefi 27:20).

Lee más acerca del Libro de Mormón o explora otras creencias