¿Qué me enseña el Libro de Mormón en cuanto al arrepentimiento y el perdón?

A fin de seguir a Jesucristo y recibir su perdón, todos debemos arrepentirnos. Al igual que la Biblia, el Libro de Mormón nos enseña acerca del arrepentimiento y el perdón, y por qué son importantes.

...
Descubre lo que es posible gracias a Él

¿Qué es el arrepentimiento?

El pecado nos hace impuros y “nada impuro puede heredar el reino de Dios” (Alma 40:26). A fin de que pudiéramos regresar a vivir algún día con Él, Dios nos proporcionó una manera de limpiarnos del pecado. Si nos arrepentimos y tenemos fe en el Señor Jesucristo, “en el postrer día [n]os present[aremos] ante [Él] sin mancha” (3 Nefi 27:20).

¿Qué es el perdón?

Debido a que nuestro Padre Celestial nos ama, Él envió a Su Hijo Unigénito, Jesucristo, a padecer por nuestros pecados. Dado que Jesús dio Su vida por nosotros, si nos arrepentimos no tendremos que sufrir por nuestros pecados como Él lo hizo. El sacrificio de Jesús “satisf[izo] las exigencias de la justicia” (Mosíah 15:9), lo que permite que Dios nos perdone misericordiosamente.

¿Cómo puedo arrepentirme?

Todos se pueden arrepentir. Puede ser difícil hacer cambios, pero es posible con la ayuda del Señor. En el Libro de Mormón, el profeta Nefi enseñó que, cuando el Señor nos manda hacer algo, también proporciona una vía para que podamos hacerlo: “… él nunca da mandamientos a los hijos de los hombres sin prepararles la vía para que cumplan lo que les ha mandado” (1 Nefi 3:7). Dios te ayudará a medida que te esfuerces por seguir sinceramente estos principios de arrepentimiento.

Tener fe

Si creemos en Jesús y en Su poder para limpiarnos y perdonarnos, podremos “ejercitar [n]uestra fe para arrepentimiento” (Alma 34:17). Ten fe en que Jesús puede librarte del pecado.

Reconocer el pecado y sentir pesar

Después debemos reconocer que hemos pecado y sentir verdadero remordimiento por ello. Esto debe conducir a un deseo sincero de cambiar. Ese pesar puede ser doloroso, pero el Libro de Mormón enseña que cuando nuestros pecados son perdonados, nuestro pesar será reemplazado por gozo (véase Alma 36:21).

Confesar tus pecados y hacer una restitución

Cuando nos arrepentimos, debemos admitir honestamente nuestros errores ante Dios. En el libro de Mosíah leemos: “… si confiesa sus pecados ante […] mí, y se arrepiente con sinceridad de corazón, a este has de perdonar, y yo lo perdonaré también” (Mosíah 26:29).

Además de confesar nuestros pecados a Dios, debemos hacer todo lo posible por restaurar todas las consecuencias de nuestros actos, ya sea que esto implique disculparse, decir la verdad o reparar daños físicos.

Abandonar el pecado y vivir con rectitud

El verdadero arrepentimiento supone un cambio. Cuando reconocemos nuestros pecados, los confesamos y tratamos de hacer las cosas bien, debemos mejorar al seguir adelante. Esto implica tanto evitar el pecado como llenar nuestra vida de decisiones correctas.

Nunca es demasiado tarde para arrepentirse.

¿Te has preguntado alguna vez si tus pecados o errores están fuera del alcance del perdón de Dios? El Libro de Mormón contiene esta promesa alentadora del Señor: “Sí, y cuantas veces mi pueblo se arrepienta, le perdonaré sus transgresiones contra mí” (Mosíah 26:30). Si te arrepientes sinceramente, siempre puedes recibir el perdón.

Dios quiere que sientas la esperanza y el gozo que provienen de recibir el perdón y de confiar en Él. Al esforzarte por arrepentirte de tus pecados y llegar a ser mejor cada día, te sentirás más cerca de Él y disfrutarás de más paz en tu vida.

Una mujer lee y medita sobre El Libro de Mormón

Explora más contenido relacionado