Los servicios de la iglesia podrían modificarse para seguir las pautas de salud pública. Comuníquese con sus líderes locales si tiene preguntas sobre las pautas en su Área. 

Cómo reservar un asiento en la iglesia

Cuando una persona interesada va a la iglesia, puede solicitar que alguien le sirva como guía y le ayude a sentirse más cómoda. Estas personas NO han solicitado una visita de los misioneros y NO esperan recibir una lección misional. Como guía, usted puede asegurarse de que se sientan bienvenidos y tengan una experiencia positiva. Esta página le ayudará a saber cómo conectar con ellos en persona o en forma virtual, según las recomendaciones de salud de su Área.

1. Comunicarse

Llame o envíe un mensaje de texto a la persona. Preséntese y confirme cuándo y dónde ir a la iglesia, o cómo unirse de forma virtual.

Si van a asistir en persona, explique cualquier cosa que necesiten saber sobre el estacionamiento o qué entradas del edificio utilizar. Dígales dónde se reunirá con ellos el domingo. Explique que los hombres por lo general van a la iglesia con camisa de vestir (a menudo de color blanco) y corbata, mientras que las mujeres llevan faldas, vestidos o pantalones de vestir, pero que en general simplemente deben tratar de vestirse bien con lo que tienen.

Si van a asistir a la reunión en línea, asegúrese de que tengan el vínculo, la hora y la información correcta para poder unirse. También puede compartir los vínculos de las reuniones de la segunda hora y comunicarse antes o después de la reunión para contestar cualquier pregunta que tengan.

Si de principio no consigue comunicarse con la persona por teléfono, es probable que se sienta más cómoda con un mensaje de texto. Inténtelo varias veces pero no se preocupe si no responden o cancelan su visita.

Cuando alguien solicita ayuda en línea, la persona recibe un vínculo a un breve video que le ayuda a saber qué esperar. Familiarícese con ese video para saber lo que las personas esperan cuando asisten.

...
Una pareja entra junta en un edificio de la Iglesia
1:05

¿Qué sucede cuando alguien hace una solicitud de ‘Reserva un asiento’?

2. Planear el recorrido

Estos consejos le ayudarán cuando se prepare para encontrarse con el visitante:

Este podría ser el primer contacto que la persona tiene con la Iglesia, así que piense en las preguntas que podría tener. ¿Cómo respondería a una persona que no está familiarizada con la Iglesia? (Cuanta menos jerga de la Iglesia use, mejor). Explique lo que ocurrirá y quién discursará, y hábleles de la Santa Cena. Dígales que pueden participar o no participar, lo que les haga sentir más cómodos.

Haga preguntas para conocer a la persona y a su familia. Hábleles un poco de usted también. Asegúrese de presentarles a otras personas del barrio.

Ya sea su proyecto de servicio favorito, un tema inspirador analizado recientemente en la Escuela Dominical o algo que le guste de la congregación, ayude al visitante a hacerse una idea de lo que es la comunidad de la Iglesia.

Según las necesidades de la persona y de su familia, hábleles de las reuniones de la segunda hora. Según sea necesario, explique la Escuela Dominical, el cuórum de élderes, la Sociedad de Socorro, los Hombres Jóvenes y las Mujeres Jóvenes, la Primaria o la guardería.

Antes de que la persona se vaya, ya sea después de la reunión sacramental o de la segunda hora, agradézcale que haya ido y compruebe si tiene preguntas o necesidades antes de salir.

Dos mujeres sentadas en un banco con un niño pequeño disfrutando durante una reunión sacramental

3. Hacer seguimiento

En los días siguientes a la visita, llame por teléfono o envíe un mensaje de texto a la persona para agradecerle por dedicar tiempo a asistir. Si se siente inspirado a hacerlo, invítele a futuras actividades o a las reuniones dominicales. Si el visitante tiene alguna pregunta, puede proporcionar información y vínculos útiles aquí.