¿Orar? ¿Cómo puedo comenzar a orar?

Mediante la oración puedes solicitar todas aquellas bendiciones que necesitas, sobre todo, conocer la voluntad de Dios para tu vida.

Muchas personas recomiendan orar para resolver algunos problemas, para encontrar consuelo cuando hay desafíos en la vida, para tener paz en los tiempos difíciles o para recibir guía ante la adversidad; y es cierto. La oración no solo tiene el poder de ayudar a las personas a sentirse mejor, también tiene el poder de ayudarlas a lograr aquello que pensaban que era imposible.

Aprende cómo orar a Dios

Pero ¿cómo hacerlo? ¿Cómo comenzar a orar y recibir todas esas bendiciones? Es muy sencillo, orar es una manera de entablar una conversación con tu Padre y Creador, por lo que debes buscar dirigirte a Él de manera sencilla y clara. No hace falta nada más que tu deseo sincero de hablar con Él y mostrarle lo que te está sucediendo, lo que te preocupa y aquello para lo que requieres de Su ayuda.

Ve a un lugar donde puedas sentirte cómodo para tener esa plática. Dios estará ahí contigo. Él desea escucharte, por lo que puedes orar en voz alta o en tu mente. No te preocupes por usar un lenguaje complejo o rebuscado, solo abre tu corazón y eleva tu oración hacia Él.

La oración tiene algunos pasos sencillos que debes considerar:

1. Dirígete a Él

Puedes llamarlo “Padre” o simplemente “Dios”. En las Escrituras puedes encontrar muchas de las maneras por las que se le ha llamado y hacer lo mismo. En el Libro de Juan (capítulo 17), Jesús lo llamó “Padre” y tú puedes hacer lo mismo, dirigirte a Dios y comenzar tu oración.

2. Habla con Él

Al orar puedes expresar tu gratitud primeramente por las muchas bendiciones que tienes, por tus seres amados y por la vida. Cuando las personas son agradecidas pueden recibir con mayor facilidad instrucción e inspiración para
guiar su vida, para aprender y aceptar la voluntad de Dios en ella.

Expresa tus sentimientos, dile qué es lo que te preocupa, habla con Él y comparte todo aquello que te gustaría que supiera, lo más triste, lo que tal vez no te permite tener paz o aquello que te atormenta.

Habla con Dios de corazón y pide sinceramente todo aquello que requieras, incluso puedes pedir sabiduría para tomar las mejores decisiones para tu vida y reconocer aquello que Él tiene preparado para ti.

Recuerda que al orar también puedes pedir por aquellas personas que amas y que están padeciendo de alguna manera. Puedes pedir por ellas para que el Señor mismo pueda consolarlas, protegerlas y efectuar milagros en sus vidas. Orar por tu familia es una gran manera de fortalecerla día a día. Lo que pides en oración siempre es escuchado por Dios.

3. En el nombre de Jesucristo

Las oraciones se concluyen en el nombre de Jesucristo, porque Dios ha dicho que todo lo que se pida se debe hacer en el nombre de Su Hijo. Es por eso que decimos: “En el nombre de Jesucristo. Amén”.

Entonces, seguramente te sentirás un poco mejor. Recuerda que puedes orar todas las veces que sea necesario, arrodillarte y clamar a Dios en cualquier momento del día.

Al orar por la mañana puedes prepararte para tener un día feliz, protegido y sobre todo para actuar de manera correcta hacia los que te rodean. A lo largo del día puedes pensar en las cosas que has pedido y puedes volver a sentir gozo por aquellas que tienes. Orar en familia es otra gran oportunidad para que la familia se una y estreche lazos de amor.

4. Mantente atento pues Dios responde tus oraciones

En ocasiones, Dios puede darte el mensaje por medio de otra persona que tal vez te diga claramente lo que necesitas escuchar. Otras veces esto sucede al leer Escrituras como la Biblia y el Libro de Mormón, ya que estas te permiten conocer en cuanto a la naturaleza de Dios y a tu propósito divino en esta tierra.

Ten presente a lo largo del día aquello que pediste en oración, es posible que Dios te dé la respuesta que necesitas más pronto de lo que imaginas.

Recibe respuestas de la fuente

Explora más temas

¿Cuál es el propósito de la vida?

Dios, nuestro amoroso Padre Celestial, desea que tengamos felicidad y gozo.

Cuatro maneras de fortalecer tu relación con Dios

Dios no es solo un ser al que oramos y en quien creemos. También es un Padre amoroso, y podemos tener una relación fuerte y significativa con Él. Tú puedes edificar y fortalecer tu relación con Dios al hacer tres cosas sencillas todos los días:

Jesús en el Libro de Mormón

Jesús pasó Su vida terrenal cerca de Jerusalén, enseñando a los judíos acerca de Su evangelio; pero también enseñó a las personas en otra tierra: el continente americano.

¿Es Dios real?

Sí. Y Él te conoce y te ama.

¿Qué es el Libro de Mormón?

Al igual que la Biblia, el Libro de Mormón es un registro antiguo que enseña acerca de Jesús.
Mormon.org Chat está escribiendo…