Avanzaré sin temor

Jesús nos dice: “No temas, cree solamente” (Lucas 8:50). Ve cómo Jesucristo ayudó a Erick a transformar sus miedos en fe, y a seguir adelante con confianza a pesar de las desafiantes circunstancias que ha tenido que enfrentar.

Semana Santa

6/8

Viernes Santo

Después de sufrir en Getsemaní por los pecados de todo el mundo, Jesús fue traicionado y entregado en manos de las autoridades locales. Después de una serie de juicios injustos, fue sentenciado a morir crucificado. Su sufrimiento por nosotros continuó en la cruz, y lo rodearon personas que se burlaron de Él de manera cruel. Aún así, a pesar de todo, Jesús soportó valientemente, nunca permitiendo que el temor le impidiera llevar a cabo Su misión de redimir a todos los hijos de Dios. Gracias a lo que Él hizo, nosotros también podemos dejar atrás el miedo y bendecirnos con el poder de Su sacrificio para llegar a ser una mejor versión de nosotros mismos.

Dos misioneras enseñando virtualmente
Conversa sobre el poder de la fe en Cristo con nosotros
Reúnete con nosotros en línea o en persona.
Habla con los misioneros

Lee el relato de la crucifixión de Jesús en La Biblia

27 Y le seguía una gran multitud del pueblo, y de mujeres que lloraban y hacían lamentación por él.

28 Mas Jesús, volviéndose hacia ellas, les dijo: Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, sino llorad por vosotras mismas y por vuestros hijos,

29 porque he aquí vendrán días en que dirán: Bienaventuradas las estériles, y los vientres que no concibieron y los pechos que no criaron.

30 Entonces comenzarán a decir a los montes: Caed sobre nosotros, y a los collados: Cubridnos,

31 porque si en el árbol verde hacen estas cosas, ¿en el seco, qué no se hará?

32 Y llevaban también con él a otros dos, que eran malhechores, para ser ejecutados.

33 Y cuando llegaron al lugar que se llama de la Calavera, le crucificaron allí, y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda.

34 Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes.

Líneas decorativas
Siguiente
El sepulcro