Creeré en la luz

Jesús nos invita: “creed en la luz” (Juan 12:36). A fin de tener un recordatorio constante de ver lo bueno sin importar cuáles sean tus circunstancias, coloca una pintura u obra de arte relacionada con Jesucristo en un lugar visible de tu casa. Si no cuentas con una obra física, puedes descargar una digital de aquí y colocarla como fondo de pantalla en tu computadora o móvil, o si lo prefieres puedes compartirla en una publicación en tus redes sociales.

Semana Santa

2/8

El templo

Después de entrar a Jerusalén, uno de los primeros lugares que Jesús visita es el templo. La casa de Su Padre es un lugar sagrado donde deben prevalecer la luz y la paz, pero Jesús encuentra esa luz opacada por los varios comerciantes que se han establecido dentro para vender sus bienes. Jesús los expulsa, e inmediatamente se aclara el panorama. Él puede hacer lo mismo por nosotros. Cuando creemos en Él, podemos elevar nuestra vista por encima de las cosas materiales y los elogios mundanos, y enfocarnos en aquello que es sagrado.

Un padre le da un beso en la mejilla a su hijo
Las familias pueden estar unidas para siempre
Los templos son lugares donde las familias pueden unirse para siempre por el poder de Dios.
Aprende más

Lee el relato sobre Jesús purificando el templo en La Biblia

15 Vinieron, pues, a Jerusalén; y entrando Jesús en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo; y volcó las mesas de los cambistas y las sillas de los que vendían palomas;

16 y no consentía que nadie atravesara el templo llevando utensilio alguno.

17 Y les enseñaba, diciendo: ¿No está escrito: Mi casa, casa de oración será llamada para todas las naciones? Pero vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.

18 Y lo oyeron los escribas y los principales sacerdotes, y buscaban cómo quitarle la vida; porque le tenían miedo, por cuanto todo el pueblo estaba maravillado de su doctrina.

Líneas decorativas
Siguiente
Jesús enseña