Acércate más a Dios por medio de la oración

Dios quiere escucharte sin importar por lo que estés pasando. Nos encantaría orar contigo y ayudarte a fortalecer tu relación con Dios por medio del estudio y la adoración.

Programa una visita de los misioneros

Nombre y apellido
Ingresa un valor
Selecciona un país
Selecciona el país
Dirección
Ingresa una dirección
Teléfono celular
Ingresa un valor

Personas reales comparten cómo Dios las ha guiado por medio de la oración

165797a221dcc882e36c1c8f48968ecf112acbd6
Erick
Leer
“Me arrodillé en oración y básicamente derramé mi corazón y le dije a Dios que realmente necesitaba Su ayuda. Un sobrecogedor sentimiento de paz me rodeó por completo, y todos los sentimientos de inquietud, dolor y negatividad desaparecieron del todo”.
Atrás
c81f5a4b519c11ee9bf9eeeeac1ed65af06d8251
Juan
Leer
“La primera vez [que oré a Dios], yo sentí un calor fraternal, confortable, como cuando una persona—tu papá o tu hermano o alguien—te da una palmadita en la espalda, un abrazo. Ese calor, esa sensación yo la sentí y estaba solo y me hizo entender, ‘Me estás escuchando. Estás aquí al lado de mí’”.
Atrás
c6dbddc4519c11ee966aeeeeac1ed0ef20c46cdb
Samantha
Leer
“Muchas veces si nosotros pedimos a Dios algo y Él no nos da lo que le pedimos, no es porque Él no nos quiera... Es porque Dios sabe lo que nosotros necesitamos y muchas veces nosotros, no. Entonces las cosas siempre pasan por algo y Dios sabe por qué pasan esas cosas. Y aunque ahorita obtengas una respuesta que no te gusta, después vas a comprender porque fue y vas a agradecer a Dios el que haya sido de esa manera.”
Atrás
3bee2052a2c816ebaf7b429f1e38cff7069b8c2b
Alejandra
Leer
“[Después de reunirme con los misioneros] decidí ir a mi cuarto a orar. Sencillamente sentí una inmensa calidez que se extendió por todo mi cuerpo desde mi corazón, y fue como si alguien me estuviera abrazando. Ese sentimiento hizo que me diera cuenta de que estaba haciendo lo correcto”.
Atrás

Qué esperar de tu visita

Estamos entusiasmados por orar contigo y hablar sobre tu Padre Celestial y Jesucristo. Así es como podría ser tu visita:

Unas misioneras familiarizándose con las personas a las que visitan
Nos conoceremos mejor.
Unos misioneros orando con una mujer antes de estudiar juntos
Oraremos juntos.
Unos misioneros leyendo el Libro de Mormón a una mujer
Aprenderemos sobre la oración y el Evangelio de Jesucristo.
Dos mujeres se saludan en la Iglesia
Te invitaremos a adorar y orar con una comunidad amorosa de la Iglesia.

Preguntas comunes

Aprende más por tu cuenta